9 ene. 2014

Palabras con imagen: "Fil per randa"

De las fotos que ha hecho Lara (Hormiga Verde) para esta ocasión, nos ha sido imposible elegir una, haciendo un gran esfuerzo selectivo hemos llegado a las tres que os ofrecemos. La condición es que nos ayudéis diciéndonos cuál de ellas os gusta más: ésa quedará como definitiva el próximo jueves. (Pero para decidiros, mejor que leáis antes el texto completo)

Opción 1

Opción 2

Opción 3


Contar quelcom fil per randa, detalladament, p. ex.: M'ho va contar tot fil per randa (amb tots els detalls); Li ho va contar tot fil per randa, sense oblidar res

- - - - - - - - - - 

Este dicho -del que personalmente no tenía noticia- nos lo propuso hace ya algunas semanas Mari Cruz (Dedal, aguja e hilo), y nos lo explicaba tal y como se indica más arriba. También me fue sugerido por Regina Soriano, querida amiga y seguidora de esta sección. Parece que se utiliza tanto en Cataluña como en zona valenciana y, a lo que se ve, con bastante cotidianeidad.

Me resulta difícil encontrar una traducción que tenga sentido en castellano: “randa” significa extremo de algo: el extremo del palo de un un barco de vela, por ejemplo; el borde de un tejido, o sea el orillo y, por extensión, cualquier puntilla o encaje que pudiera servir de remate. Así es como he intentado hilar el dicho en su sentido literal al sentido figurado que se le otorga en el lenguaje coloquial.

En castellano podría ser equivalente a decir o contar algo de pé a pá, o con sus puntos y sus comas, o sea, pormenorizadamente. También, decir algo c por b, esto es, con todas las letras. Yo diría que estas expresiones suelen emplearse con un cierto tono de exigencia o recriminación: te voy a decir c por b todo lo que me has hecho o me vas a contar de pé a pá todo lo que ha pasado.

Parece dar énfasis al detalle de los hechos –sean o no de gran trascendencia- sobre la síntesis. No se busca sólo el resumen, el titular, las líneas generales, no: se quiere conocer cada uno de los pasos, cada una de las cuestiones, se quiere recomponer la situación completa.

En cuanto a la foto, queríamos que el encaje, la puntilla, estuviera a la altura del dicho, que realmente dibujara un orillo o "fil per randa" interesante. Para ello estábamos esperando que Lara viniera a casa: la puntilla que véis tiene más de cien años de antiguedad. Formó parte del ajuar de boda de Teófila, la abuela paterna de mi marido, que hace unos años llegó a mis manos y la conservo con esmero.


Es la puntilla de un almohadón que hacía parte de un juego de cama en el que aparecía bordado su nombre. Tanto el bordado como la puntilla fueron hechas por ella en su plena juventud -como se hacían entonces los ajuares-. De hecho, aún no debía de conocer a quién luego sería su esposo, ya que no aparecen las iniciales de él.

La puntilla está hecha a ganchillo, pero con hilo fino de bobina: cada uno de los círculitos tiene el tamaño de una lenteja tirando a pequeña..., lo que os puede dar idea de lo delicado y minucioso de la labor. Y la vainica mucho más refinada que las que yo había visto hasta entonces.


Gracias Mari Cruz y Regina por permitirnos a Lara y a mí hacer este pequeño homenaje a esta mujer "de una pieza"; esta castellana-vieja que puede representar esa casta de mujeres cuya hidalguía nunca fue obstáculo para lograr unos estudios universitarios o para derrochar fortaleza y dignidad ante los avatares que les presentó la vida.

Teófila Blázquez Llorente (1892-1968)