14 jun. 2017

Faldas para niñas. Fáciles y bonitas

De estas faldas hice algunas a mis nietas el verano pasado. Es un modelo absolutamente sencillo que, en distintas versiones he repetido y repetido. La actual es todavía más simple: el canesú va en tela de punto acanalado -en este caso comprada en Telaria-, con lo cual se ajusta más cómodamente y se cose en un "pis-pas".


Adaptables a cualquier edad.
        

Puede ir a capa entera, media, o adaptarla a la cantidad de tela que tengamos.


Aunque sabido es que a más vuelo, más éxito en la costura 😃


El puño o canesú también puede ser más o menos ancho según interese:

                                          

Y aunque seguro que a ninguna mamá se le escapa, ya que no lleva bolsillo integrado, puede ser una idea ponerlo externo, siempre hay cosas importantes que guardar.


 Aquí unido a la falda con un mosquetón.




El bajo va rematado con remalladora a cuatro hilos, lo que también simplifica bastante...

Fuera pereza, a coser faldas se ha dicho!!



1 jun. 2017

The Heron wrap top. Vicisitudes de una blusa

Hoy os traigo la historia de lo que en principio parecía una unión imposible.


A veces me dan impulsos, que a veces sigo, y de los que luego me arrepiento... El verano pasado tuve varios episodios de éstos. 

Patrones o telas que me encantan pero que voy dejando de lado porque no estoy segura de que sean para mí -para mi cuerpo, vaya-. Hasta que un día ¡zas!, me lío la manta a la cabeza y los coso con fruición esperando que en el resultado final se obre el milagro. Pero tengo que decir que pocas veces se ha obrado. Vamos que  lo que de lejos no parece, de cerca es que no es, que decía con mucho acierto mi abuela.

Otro día os enseñaré algunos de los fiascos consecuencia de mi mala cabeza.

Esta blusa fue uno de ellos. El problema fue elegir una tela preciosa pero inapropiada -luego os hablaré de ella- para el modelo en cuestión.


El patrón es The Heron wrap top, del fantástico "Workbook", de Merchant & Mills.



No tengo fotos del resultado inicial así que tendréis que creerme.  Como se puede ver en la foto del libro, el patrón requiere un tejido más bien fino y con caída, y yo le planté un african print con acabado de wax, o sea un algodón grueso cuyo acabado le daba un aspecto tirando a tieso.


Para colmo del despropósito tenía un estampado claramente definido, por lo que el dibujo en el cruce de delanteros prometía desastre casi seguro. Y así fue... Y tal cual quedó colgado en una percha durante meses, sin asomo de estreno.

Pero de cabezota tengo lo mío, así es que un día que me levanté con ánimo me propuse que ambos tendrían que acabar unidos, y oye, que los uní.  En las fotos podéis ver el resultado.


El original va completamente cruzado y para dar más holgura lleva un pliegue longitudinal a cada lado. Se cierra mediante unas tiras que forman una lazada lateral.

Ahora la explicación de las modificaciones que tuve que hacer:

a) Partí de la necesidad de casar el dibujo frontal aunque para ello debí quitar bastante tela: estreché los costados y crucé sólo 15 cm. en la zona central. Eso me obligó también a añadir algún elemento interno de cierre en el escote, junto a los pliegues.



b) Al quitar parte de la tela de los delanteros tuve que dar algo de forma a las mangas. Con todo ello conseguí también aligerar su aspecto.

c) En la parte inferior de la espalda le hice un añadido para que tomara una forma curvada alargando un poco en el centro -hice un buen casado del dibujo, de manera que no se nota lo más mínimo-. De esta manera evitaba la tendencia a levantarse por detrás.


Las tiras de lazada las ato por dentro, porque ya no hay necesidad de que recoja la tela sobrante, además me gusta un pelín más suelto.

En cuanto a la tela creo que me pasó como a las polillas, me magnetizó su brillo y su colorido, porque la idea que llevaba era muy otra.


La compré en Matonge, un barrio de Bruselas con importante concentración africana (donde dicho sea de paso no es fácil encontrar alguna tienda abierta antes de las 10 de la mañana -aviso para navegantes madrugadores-). Es de Vlisco una de las marcas más reconocidas en african-prints, por la gran calidad y variado de sus estampados.

Éste es uno de los clásicos, se denomina Angelina al parecer evocando la banda que envolvía esa marca de puros, ¡qué cosas...!

En fin esta es la crónica de un fiasco al que no me resigné, una blusa con la que puedes pasar fácilmente desapercibida...😁


Nos vemos en RUMS España?




26 abr. 2017

Chaqueta "Madawan", de Aime comme Marie.



Los patrones de Aime comme Marie me gustan bastante, ya he cosido alguno y tenía pendiente esta chaqueta. Esas solapas que se prolongan hasta el bajo me parecen muy originales. Así que me puse a ello.

La he cosido en un tejido más bien ligero, digamos que para primavera, y utilicé el revés de la tela como contraste para las solapas y puños.


Sin embargo tengo que decir que he tenido que realizar ajustes varios al patrón, no por razones de tallaje, sino más bien por razones del propio diseño o construcción de este modelo. (En las fotos que incorporo ya están realizadas las modificaciones; lamento no tener fotos de la versión inicial para que se pueda ver el "antes y después").

A saber:

a) En los hombros creo que sobra tela. De hecho yo le hice un pequeño pliegue a cada lado, de manera que redujera el hombro manteniendo la holgura del delantero.


b) La línea de hombros no queda en su lugar natural, sino que se desvía un poco hacia la espalda. Ello hace que en la espalda la costura de unión con el cuello quede un poco baja y se vea, a pesar del amplio cuello. Le veía un efecto raro, así que rectifiqué ligeramente para situar el hombro en su sitio.


c) El cuello me resultaba un poco voluminoso, ya que tiene el mismo ancho que las solapas. Esto supone un exceso de tela en la nuca que a mí me molestaba. Además, en la curva que hace el cuello en la parte delantera, la solapa se arrebuñaba un poco. Esta modificación la hice después de haber terminado y estrenado  la chaqueta, ya que el propio uso me confirmó que resultaba incómodo.

En las imágenes siguientes se ven las partes modificadas del patrón, superponiéndole la tela eliminada para que se aprecie mejor.

   

        

















          
Reduje el cuello 2 cm. en la parte interior y 5 cm. en la parte superior que fui disminuyendo hacia la parte inferior de la solapa; y lo mismo en las vistas, lógicamente. Por eso veréis que, en mi caso, la solapa no es totalmente recta como la original, sino que se va estrechando hacia el cuello. Aún así, el efecto me parece bonito.


Llamadme rarita si queréis, o "tiquis-miquis" y seguramente llevaréis razón, porque no he leído comentarios en este sentido entre las blogueras que la han cosido. Pero la verdad es que me pone de los nervios llevar algo hecho por mí y no llevarlo agusto.



Una vez hechos los arreglos correspondientes, voy agustísimo con ella, y ya tengo el patrón dispuesto para cuando decida una siguiente versión.


El suéter que llevo debajo es un básico hecho "ad hoc", ya que casi todas mis blusas o tops suelen ser estampados. Es una Plantain de Deer and Doe, -cuyo patrón todavía sigue siendo gratuito-, a la que no le he hecho más concesiones que una puntada decorativa en cuello, puños y bajo.


Es una tela de punto de viscosa comprada en Telaria, y que es suave, fresca y con una caída estupenda. ideal para primavera y verano.



Y ahora os dejo que disfrutéis de nuestra ronda semanal en RUMS España.

13 abr. 2017

Sudadera malva "Hide Away", de la Revista Ottobre. RUMS España #15/17




Tengo que decir que en esta sudadera lo primero que destaca es la tela: tiene pinta de suave y amorosa pero es que, además, lo es. 

Es de esas que te invita a tocarla nada más verla, y así lo han hecho los más próximos sin cortarse un pelo ("ay, ay,  que aspecto tan agradable...") y los demás creedme se han quedado con ganas, ya os lo digo.😊😊😊


Se trata de un tejido de punto sudadera de algodón orgánico, de Lillestoff, comprado en Telaria, al igual que la tela de puño a contraste. Creo que ambos colores han sido un acierto, a pesar de que hay poco o nada de ellos en las perchas de mi armario.

En cuanto al patrón, es el Modelo Hide Away de la Revista Ottobre Design Mujer 2/17. Se me tiró a los ojos al abrir la revista, lo mismo que debió ocurrirles a buen número de "blogstureras", según hemos podido ir viendo en lnstagram estas últimas semanas. Tiene dos elementos muy originales: la capucha, que se cruza delante, y los cortes curvados laterales en cuyas costuras se insertan sendos bolsillos.


















En mi caso, como suelo hacer en la mayor parte de las prendas, he utilizado la Talla 44 para la parte superior y la 46 a partir de la cintura, pero ha sido una modificación sencilla y que ha quedado bien a la primera.

Esta capucha me gusta mucho, sienta muy bien, pero la he eliminado ya que para este tiempo me resulta más ponible sin ella. He ampliado un poco el escote y le he puesto una tira elástica rematada con un doble pespunte, sin más.


Las "partes de arriba" normalmente me las suelo hacer en tela estampada, así que me veía un poco sosángana tan monocroma, de manera que remarqué los cortes laterales con una puntada decorativa para animar un poco.



También he acortado el largo, porque en mi caso lo llevaré con pantalones no con leggins.


Y como cuando compré la tela no sabía cuál sería su destino, compré sólo 1,20 m. y me ha venido tirando a justa. Menos mal que el ancho de la tela es de 1,60 m. Aún así, he tenido que empalmar las mangas -eso sí, he intentado hacerlo con un poco de arte-.


El resultado final me encanta: es bonita, cómoda, suave y luminosa ¡hay quien dé más!😄😄.



Por cierto, en el Blog de Fans de Ottobre podéis ver muchas versiones de esta sudadera, pero a mí me ha encantado ésta de Ionane Hamaika Jostura.

16 mar. 2017

Camiseta cuello doble. RUMS España #11/17

 

Siempre he tenido tendencia a sufrir de faringitis, así que en invierno suelo llevar algo al cuello, generalmente un pañuelo, un fular, últimamente una "infinity scarf" de lanita fina... Y es que -aunque mi familia se burla de mí- el "relente mediterráneo" es muy traicionero.

 

Eso sí, en cuanto entro a un lugar cerrado me lo tengo que quitar de inmediato. Así que, dada la situación, no me sirven los cuellos vueltos sin más. Otra solución que me gusta son los cuellos grandes, que se puedan subir o desbocar fácilmente, también tengo algunos de ellos en jerseys y vestidos, pero no en camisetas.

Así que aproveché este lindo y amoroso punto comprado hace algunos meses en Telaria, y lo combiné con un punto de jersey en color dorado que me parecía muy a propósito y que adquirí hace algún tiempo en mi comercio local preferido.

                         
El patrón de la camiseta es el que me hago siempre: manga ranglan, mod. 4 de la Revista Ottobre 5/2013, puedes ver algunas aquí y aquí. El patrón ya lo modifiqué en su momento, de manera que es una costura rapidisima. Simplemente voy cambiando los escotes o los cuellos.


Quería justamente este cuello, así que me hice un patrón que retoqué varias veces hasta conseguir lo que buscaba.


Es un cuello doble: por dentro el mismo punto de la camiseta, y por fuera el punto jersey del que también saqué los puños.


Le puse un botón alargado de madera de esos típicos de trenca -no se si tienen un nombre específico-; si lo abrocho queda todo lo cerrradito que yo quiera, y si lo abro se desboca lo necesario para no agobiarme.



  
 




Y ahora me acompañáis a dar un paseo por RUMS España??






2 mar. 2017

"Sydney Jacket" en neopreno de doble faz. RUMS España #9/17

Esta es la primera prenda que coso de Tessuti sewing patterns, a pesar de que me gustan todos sus patrones.


Está diseñada para ser elaborada en un tejido que no deshilache, porque en principio no lleva dobladillos ni remates en los bordes: puede ser lana cocida, punto roma o, como en mi caso, neopreno. 


1. El patrón:

Se trata de un chaquetón más bien larguito y suelto, amplia solapa, manga ranglan que cae por encima del codo, canesú en la espalda y bolsillos.


Como generalmente se trata de un tejido más bien gordito, para evitar engrosamiento en las costuras, éstas van montadas, o sea se solapa una tela sobre la otra y se pasa el pespunte. Aunque en algunas zonas yo le puse pespunte doble para reforzar o, como en los casos de los bordes, para decorar un poco y no dejarlas cortadas sin más.


Lleva una pinza marcando el hombro:


Resulta especialmente interesante el canesú trasero que se prolonga como parte superior de la manga. Además le da un poco de alegría a las líneas tan sobrias del patrón.


2. Modificaciones realizadas al patrón:

Las mangas: 
 

La primera modificación a destacar es el alargamiento de las mangas. Muy sencillo de realizar: sólo alargué 25 cm. el canesú y la pieza inferior de la manga. No hubiera sido necesario tanto, pero quería volver la bocamanga para jugar con el contraste. Me queda una manga de 7/8.

Ya me quité el capricho de desmangado invernal en este otro chaquetón... Así que ahora, con mangas, que todavía estamos en invierno.



El largo:

La acorté alrededor de 15 cms. dejando el largo que suelo llevar habitualmente, que es el que me resulta más cómodo, ya que por aquí no se precisa demasiado abrigo.


  
Los bolsillos:

El diseñador propone en sus instrucciones un bolsillo de ojal, sin más terminación que un pespunte, tal y como se ve. Muy fácil de ejecutar.


En mi caso, preferí  hacer los bolsillos con tapetas, para que quedaran más resistentes y un poco más rematados. Y para que no tuvieran demasiado grosor, el saco de bolsillo lo he puesto de tela de punto de roma, algo más fina que el neopreno utilizado.



Los remates:

También me ha parecido mejor -cuestión de manías- rematar los bordes un poco. Simplemente, le he puesto un doble pespunte todo alrededor de la chaqueta, no con agujas gemelas que por detrás queda una especie de zig-zag, sino dos pespuntes paralelos a 5 mm.


3. El tejido utilizado:

Se trata de un neopreno de doble cara, que compré hace meses en un comercio local amigo -que frecuento "demasiado" a menudo- porque me encantó nada más verlo, pero sin saber entonces qué uso le daría.


Debe de tener unos 2 mm. de grosor, es suave y con cierta caída, no resultando demasiado tieso. 

Abrigar?, bueno pues no es exactamente un tejido -tampoco lo es el patrón elegido- que yo me pondría en el mes de enero castellano. Pero por estos lares mediterráneos es un buen recurso. Creo que resulta bastante polivalente, encima de un vestido un poco más arreglado, o con pantalones en plan de sport.


4. La costura:

Ya hablé del neopreno hace algún tiempo, en esta entrada, en la que explicaba las características del tejido y la forma en que lo había cosido.

Ahora tampoco tengo que añadir mucho más, sólo indicar que, al tratarse de un neopreno más grueso, he utilizado una aguja de Microtex. Estas tienen una punta muy fina y afilada que hacen agujeros más pequeños, y está especialmente indicada tanto para tejidos muy finos -seda, gasa...-, como para tejidos más densos. 


En realidad he utilizado ésta porque la tenía en casa, pero también probé con buen resultado una aguja normal para coser punto.

He cosido con un prensatelas normal porque mi máquina no ha necesitado otro; pero puede que algún tipo de máquina requiera un prensatelas de arrastre superior, dado el grosor del tejido. Es cuestión de probar un poco.

En todo caso se cose maravillosamente bien. (🙋¡Aquí una defensora del neopreno!)


Mi conclusión es que se trata de una costura muy muy rápida y de un resultado estupendo. El patrón funciona muy bien, tiene instrucciones en inglés con muchas fotografías.

Más que contenta¡¡