11 dic. 2014

Experimentando con Neopreno. RUMS España #50

Hoy traigo a RUMS mis experiencias con ese tejido que empieza a ser tendencia, según dicen algunos... el Neopreno.

Desde que hace algunos meses vi un precioso vestido en un escaparate, a la sazón de neopreno, llevo dándole vueltas a este material porque la verdad es que me dejó cautivada.

He buceado en internet y no he encontrado demasiadas explicaciones acerca de sus características ni de cómo confeccionar este polímero, así es que decidí experimentar por mí misma, y aquí os enseño el suéter que me he hecho con este tejido. Y más abajo os cuento mis impresiones sobre el tejido y su costura.


El corte que me pareció podía resultar mejor era el maravilloso modelo nº 4 de la revista Ottobre 5/2013, ya utilizado aquí, que es un modelo "todoterreno". Como luego comento, la manga ranglan es un buen recurso para este material.


Y por otro lado, me pareció que la gracia estaba en darle un aire diametralmente opuesto al carácter deportivo con que suele usarse, así es que pensé en combinar con otro tejido: busqué y busqué entre mis telas, y salió este retal de un vestido hecho a mi nieta el invierno pasado. Me resultó perfecto: no sólo por el color y la luz que le da al conjunto, sino porque éste es un estampado clásico que me pareció haría un contraste interesante con un tejido novedoso.


La única concesión que tiene la prenda es el cuello, así es que le puse uno redondo todo él, rematado en dos picos delante: un cuello totalmente tradicional. Los puños a juego y abiertos, de manera que me los pueda volver si quiero.


Y esta es la técnica utilizada para las costuras, de doble sobrecarga, que más abajo comento, y cuyo resultado me ha encantado.



- - - - - - -

Un polímero con características termoelásticas (?)


Como decía, de mis búsquedas en internet, únicamente encontré algunos modelos de famosos diseñadores que parecen decidirse por esta fibra, pero pocas pistas para empezar a utilizarlo.


Hice alguna salida de campo por el comercio local para ver y tocar prendas confeccionadas con neopreno, pero no he encontrado muchas; encontré, por ejemplo, en Adolfo Dominguez, (de paso, aproveché para fijarme bien en los detalles de la costura).

No me quedó otro remedio que lanzarme a la caza y captura en las tiendas de tejidos, pero saqué en conclusión que la información de que disponían era bastante escasa. (En alguna, de las de solera, me hablaron de que era "el punto roma de toda la vida, que ahora lo llaman neopreno" ¡¡¡uppps..!!!). 

Por fin, hice acopio de tres telas del supuesto neopreno. Esta última semana he estado tonteando con ellas, y me he cosido el suéter anterior para probar. Y con las debidas cautelas, ya que hablo exclusivamente por mi experiencia, os cuento lo que he observado y aprendido:



Sobre el tejido:

1. No he encontrado en ningún sitio neopreno, tal cual, vamos ese que se usa para el traje de submarinismo, lo digo por si os empeñáis en buscarlo... o por si alguien lo encuentra...

2. Lo que te ofrecen es algo que algunas tiendas más realistas anuncian como "tejido de aspecto similar al neopreno", o sea, un tejido de punto elástico, más bien grueso, con un cierto satinado, y una composición elevada de poliéster, algo de licra y en algunos casos, también un poco de viscosa. Ciertamente, la textura es muy parecida al polímero auténtico.

3. En las tiendas visitadas, tanto presencialmente como "on line", he llegado a encontrar algún estampado, pero generalmente son lisos y con una gama de colores todavía un poco restringida: blanco, beis, visón, granate, rojo, azul petróleo, verde...


4. Como en todos los tejidos hay diferentes calidades y precios. Los que yo he comprado:

Nº 1: A 18 € el metro (el que véis en las fotos del suéter rojo). Tiene un precioso efecto satinado, que además es idéntico por las dos caras. Es de tacto sedoso, muy suave y agradable. Tiene casi un 50% de elasticidad, tanto en el hilo como en el contrahílo. No arruga ni se deforma. Admite plancha y vapor aunque de forma moderada. (Comprado en comercio local).

Nº 2: A 17 € el metro. El que muestro es de color visón. Tiene cara del derecho y del revés, tal y como se aprecia en la foto; esto que en principio me pareció una desventaja, ahora me parece ideal para jugar con ambas caras dentro de la misma prenda, porque tiene distinta textura y distinta tonalidad (de hecho ya tengo la idea en la cabeza). Es de un tacto bastante agradable, y tiene un muy leve satinado. Tiene una elasticidad del 50% en el contrahílo y del 15% en la dirección del hilo. Tampoco arruga y admite plancha. (Comprado en Telaria).

Nº 3: A 16,50 € el metro. Como el primero, es igual por ambas caras. Sin embargo el efecto dista bastante de los anteriores, tanto en la vista como en el tacto; supongo que no lleva viscosa, porque sin ser áspero, es mucho menos agradable a la piel. Tiene una elasticidad del 50% en el contrahílo y del 15% en la dirección del hilo. No arruga y admite plancha. (Comprado en otro comercio local).

A falta de conocer su resultado en el uso (lavados, secados, etc.), los dos primeros me parecen de bastante calidad. El tercero, por la diferencia de precio, la verdad es que no hay color. He podido ver y tocar otros más finos y más baratos (14,50 € metro), pero no me convencieron en absoluto.

5. En principio, para los días de frio, que aquí no son demasiados, me parece una estupenda alternativa a las prendas de lana que soporto dificultosamente. Resulta abrigadito y "no pica". Dado el grosor del tejido, se puede utilizar prácticamente en cualquier tipo de prenda: vestidos, faldas, pantalones, leggings, suéters, incluso perfectamente para cazadoras, chaquetas y chaquetones. 

6. Aparte del comercio local, podéis encontrarlo on line en Telaria y en Tiendatelas (de la de Telaria ya os he comentado; la de Tiendatelas, no la he visto personalmente, pero me despista mucho su bajo precio).

           

Sobre la costura:

1. He probado los tres tipos, y se cosen estupendamente ya que es un tejido muy estable. En mi caso, he utilizado un prensatelas de arrastre superior, y me ha ido aún mejor. Por supuesto, con aguja para coser punto.

2. Admite plancha, interesante para el proceso de costura, porque una vez cosido parece que no será necesaria. 

3. Es un tejido sufrido para trabajar con él: a pesar de su similitud con el punto, no se engancha ni se daña con los alfileres, se pueden usar sin temor. Se marca perfectamente incluso con la piedra de marcar de toda la vida. Tampoco se deshilacha, así que no precisa de sobrehilado. Y según tengo leído, ¡hasta se puede eliminar el dobladillo!: un buen corte y listo...

4. Al tratarse de un tejido grueso, las costuras quedan demasiado abultadas. Hice una prueba con la overlock, pero finalmente utilicé el procedimiento que ví en la tienda de Adolfo Domínguez, que además de quedar muy limpio, no abulta en absoluto y lo deja perfectamente rematado. Creo que se denominan "costuras de doble sobrecarga".

En la foto de la izquierda se muestra el aspecto por el derecho; 
en la foto de la derecha, cómo queda por el revés.


He utilizado la overlock sólo para la costura interior de las mangas, y para rematar el borde del dobladillo..., -qué queréis que os diga, me daba palo dejarlo en bruto-.



5. He visto claro que cuantas menos curvas se hagan en las costuras mejor asiento tendrá la prenda; así que quizá sea mejor olvidarnos de los cortes "princesa" y similares. Sin embargo se pueden hacer combinaciones muy vistosas con costuras rectas. 


6. Para evitar la costura en redondo de la sisa, son buenas soluciones las mangas de tipo ranglan o las mangas japonesas. He visto modelos con la manga caída, como la foto siguiente, pero francamente a mi no me gusta demasiado...


7. Sin embargo quedan muy bien los pliegues o frunces, tienen un relieve y una profundidad que los hace muy airosos y bonitos..., -mejor para cuerpos delgados, claro está-.





Y estas son mis conclusiones por el momento. Qué, ¿os animáis?