12 mar. 2015

Mi patrón del año (pasado). RUMS España # 11/15

Hay modelos estupendos que se acoplan a tu figura y se hacen uno contigo. Eso me ha pasado con el nº 4 de la Revista Ottobre 5/2013.


Es una sencillísima camiseta con manga ranglan y un escote redondo, diseñada para hacer en tejido elástico. Lo cierto es que la ves en la revista y no te dice absolutamente nada, pasa inadvertida sin pena ni gloria.

Pero en mi caso necesitaba proveerme de algunos básicos para renovar mis tops -muchos de ellos fuera de talla- y ésta me pareció cómoda de hacer: en realidad con la overlock la terminas en un par de horas (bueno las que sois rapidillas, seguro que en menos).

¡Menudo hallazgo!. Hice un par de rectificaciones necesarias al patrón y creo que he dado con mi prenda  del año (pasado).

Me he hecho varias versiones, con tejidos más o menos elásticos, más o menos gruesos, de distintos colores y combinaciones varias. Y os puedo asegurar que, salvo vosotras costureras/os avezadas/os, nadie diría que es un único modelo. 

Permite los tres largos de manga, distintos acabados en los cuellos, más o menos entalle, varios largos de cuerpo, incluso algunas figuras estupendas pueden usarlo como vestido. Ya me diréis si alguien da más (¡!).

Os enseño las mías, por si alguien aún no la conoce y le sirve de inspiración. De las dos primeras versiones ya hablé aquí y aquí.

Pero después ha habido otras:


Esta tela de plumas –un Lillestoff de Telaria- que compré para hacerle unas camisetas a mis nietas; me sobró un buen trozo, así que lo combiné con una tela lisa de punto de roma, y creo que en realidad fue un acierto porque el negro atenúa tanto colorín, y me gusta mucho más. Es un estampado que se puede utilizar perfectamente en modo niño o en modo adulto. Así es que como me encantaba lo invertí en mí (porque-yo-lo-valgo). Y como lo suelo combinar con pantalones negros, en la espalda le puse la banda estampada en la parte inferior para evitar el posible choque de tonalidades de negro y, además, me parece chocante.


La penúltima es esta preciosa colonia de flamencos: un animal que siempre me ha parecido extraordinario: esa capacidad para mantenerse apoyado sobre una sola y delgada pata me parece casi un milagro –debe de ser por lo “patosa” que soy para esto de las patas cojas-. Igualmente me parece un estampado que pueden llevarlo grandes y pequeños, y tiene unos colores tan lindos que tuve que pactar con mis nietas que éste me lo quedaba.

También es de Lillestoff y, en este caso, le puse a contraste un tejido de punto para puños en gris claro, de Telaria, que es sumamente elástico y agradable. Le añadí unos largos puños y un cuello tipo chimenea del que tenía muchas ganas. Como la tela es blandita, para que no se desbocara demasiado el cuello, le metí un poco de entretela suave en una de las caras ya cerca de la vuelta para que pudiera mantenerse más erguido (aunque me da la sensación de que esto no debe de ser políticamente muy correcto). Pero ha funcionado bien.


Ha habido una última. Esta tela de punto roma, con todos los colores del mundo -¡a qué conformarte con menos!-, tiene un brillo satinado que me gustó en cuanto la ví. Le añadí un extra poniéndole un cuello "peter pan" en tonos grises, pero con un hilo metalizado que le da cierta originalidad. Añadí unos puños a juego.


Todos ellos iban para básicos, pero al final no lo han sido tanto...

Y ahora a nuestro paseíto de los jueves por RUMS España.